sábado, 28 de enero de 2012

SEXTO Y ULTIMO DIA: por fin brilla el sol en Cardiff

Con este post finaliza una fascinante ruta por el País de Gales. El relato sobre mi última jornada os lo escribo hoy desde mi casita en Madrid. He aterrizado hace unas horas y todavía no acabo de ubicarme...han sido siete días de experiencias inolvidables!

Esta mañana me he despertado de nuevo en Cardiff y me he acercado temerosa a la ventana...  casi doy un salto de alegría cuando al desplazar las cortinas he visto un sol radiante iluminando la ciudad! 
Tras un completo desayuno en el Hotel Marriott, hemos hecho el check out y nos hemos dirigido con nuestro coche de nuevo a Cardiff Bay. Ayer la lluvia nos dejó muy mal sabor de boca. Asi que no podíamos desaprovechar la oportunidad de volver hasta ese hermoso lugar para repetir algunas instantáneas.

'Cardiff Bay', con sol se ve mucho mas hermosa....
Conseguido el objetivo nos hemos dirigido hacia la última parada de  nuestro viaje: la Catedral de Llandaff, alejada del centro de la ciudad, en uno de los asentamientos cristianos más antigos de Gran Bretaña. Aunque su construcción se inicio en el año 1120, queda muy poco de la iglesia original. Pero su belleza exterior es tal que merece la pena tomar un taxi o un bus y acercarse al coqueto barrio de Llandaff.

Catedral de 'Llandaff'

Son las 12.40h. y el tiempo apremia. Nuestro vuelo despega desde Bristol a las 16.50h. Damos por concluida la apasionante expedición galesa y, con una incesante lluvia que nos pisa los talones, nos dirigimos hacia  The Bristol aeroport.

Próximamente podréis leer mi post sobre este viaje al País de Gales.

Espero haberos trasladado con este diario un pedacito de esta acogedora e inolvidable tierra del sudoeste del Reino Unido.

jueves, 26 de enero de 2012

Quinto dia: Cardiff, walking in the rain...


'The Hayes' es una zona peatonal atestada de centros comerciales

Nuestro único día completo en la capital de Gales no ha sido tan fructífero como esperábamos. El gran problema: las condiciones meteorológicas adversas. Aunque de forma intermitente, la lluvia y el granizo nos han asaltado a lo largo del día en diversas ocasiones... muy a nuestro pesar, hemos tenido que desistir en el intento de seguir explorando la ciudad cuando una granizada nos ha dejado más helados y tiesos que un muñeco de nieve. 
Por la mañana hemos explorado el centro de la ciudad. Desde nuestro hotel en la calle Mill Lane, la zona mas trendy de Cardiff, hemos accedido a la arteria comercial por 'The Hayes'. Una enorme area peatonal atestada de tiendas de ropa, galerias (Arcades) y centros comerciales ultramodernaos de dimensiones suprahumanas. Cualquier cosa que quieras comprar, la encontrarás en este lugar: un paraíso para los adictos al 'shopping'. Entre Mill Lane y 'The Haye' reside tambien la zona de marcha mas cool de la ciudad: restaurantes, cafés y lounges con mucho estilo.

Centro peatonal de Cardiff, The Hayes

Siguiendo por Hight Street llegamos al Castillo de Cardiff, uno de los emblemas de la ciudad. Sus dimensiones son descomunales y su estado de conservación bastante bueno. Soprende el palacio en el cual residian los moradores de la fortaleza: construido en diferentes estilos y con mobiliario perteneciente a épocas dispares: desde el s.XV hasta el s.XIX. La descomunal sala de banquetes, de estilo medieval, y la biblioteca son impresionantes.




'Cardiff Castle' en Duke Street

Entre las visitas mas atractivas, me quedo con el innovador 'Welsh College of Music & Drama', una de las insignias de la arquitectura mas rompedora y vanguardista de la ciudad. Tras un breve paso por el 'City Hall' y el 'National Museum', hemos subido al autobus (6, 7 u 8) para dirigirnos a The Cardiff Bay. El frente maritimo de la capital galesa es una de las joyas mas apreciadas por sus habitantes. Aqui se encuentra el popular 'Wales Millenium Centrum' y el 'Mermaid Quay', un centro de ocio al aire libre repleto de cafés y restaurantes con terracitas para disfrutar del mar y la dinámica vida de la bahía. Pero eso debe de ser en verano, por supuesto, porque lo que es ahora.... lluvia, mas lluvia, un poco de granizo, viento huracanado.... una verdadera lástima. Aunque con este tiempo cuesta imaginar una hermosa panorámica, gracias a las fotografías que he visto en las guías de la ciudad, puedo hacerme a la idea de como debería es el ambiente que reina en el lugar cuando los rayos del sol acarician la bahía...


''The Royal Welsh College....' es uno de los edificios mas vanguardistas de Cardiff
Vistas de 'The Cardiff Bay' desde el 'Wales Millenium Centre'
'The Cardiff  Bay'

Nos conformamos con visitar el interior de 'Wales Millenium Centre' y su interesante exposición fotográfica de la segunda y tercera planta, de Chris Nash. Una auténtica maravilla.
Son las 16.30h y la lluvia es tan intensa que no podemos hacer otra cosa que dirigirnos hacia el hotel en espera de mejores condiciones climatológicas. Pero somos jovenes, fuertes y persistentes... esta noche aprovecharemos para conocer la nightlife mas chic y atrevida de la capital. Pero eso forma parte de otro capitulo....

CUARTO DIA: ABERAERON

La luz del sol traspasa los enormes ventanales de mi suite en el exquisito y cool 'HarbourMaster'. Sin duda, uno de los hoteles con más encanto en los que me he alojado jamás. Frente al puerto de la localidad pesquera de Aberaeron, en Middle Wales, descansa este edificio de 1811 que antiguamente fue la casa del 'Harbourmaster', el guardián de la Bahía de Cardigan. Desde 2002, es un confortable hotel de trece habitaciones decorado con extremo gusto. En su popular y reputado restaurante, se saborea una cocina delicada, a base de productos regionales y con un claro predominio de los pescados y mariscos. Su carta de vinos es tan extensa que es fácil perderse entre sus páginas.

Vistas desde la suite de 'HarbourMaster'
Las habitaciones son tan acogederas que te da la sensación de estar en tu propia casa
El tiempo apremia y debemos emprender rumbo hacia Cardiff. Pero no podemos abandonar el pueblo sin perdernos por sus calles, su puerto, sus playas.... tengo que decir que en este viaje repleto de paisajes de ensueño y castillos de leyenda....yo he experimentado mi mayor flechazo en Aberaeron. Sus casitas de colores de estilo georgiano, sus gentes exagerademente simpáticas, su apacible paisaje, su gastronomía deliciosa.... un remanso de paz que me ha robado el corazón.

Aberaeron es un pueblo pesquero con casas de colores estilo georgiano
Es mediodía y nos dirigimos hacia Cardiff. Dos horas y media de ruta son suficientes para llegar a nuestro destino final: una ciudad de la que poco se sabe pero que esconde tantos secretos que nos va a ser difícil descubrirlos en tan solo un día y medio....  

TERCER DIA: en ruta hacia Middle Wales


Por fín, una noche más calmada: sin contratiempos meteorológicos ni físicos. Amanece en Conwy mucho más lluvioso que los dias anteriores, pero recompensa destapar las cortinas para descubrir las impresionantes vistas sobre la bahía.
Hoy es día de traslado, nos espera un largo viaje de cuatro horas hasta Aberaeron, en Middle Wales. Tras un copioso desayuno en 'The Quay', en el que no faltan los exquisitos quesos de Snowdonia, emprendemos rumbo hacia el sur. Realizamos una breve visita a la cercana villa de LLandudno, con un paseo marítimo estilo victoriano. Aunque esperabamos encontrar una localidad con bastante atractivo, nos decepciona un poco, aunque el tiempo lluvioso no ayuda mucho. Pero me sorprende una curiosa estatua emplazada en una especie de jaula esferica junto al paseo: se trata del famoso conejillo de 'Alice in Wonderland', de Lewis Carroll. Según cuentan, esta localidad es el lugar donde el autor encontró la inspiración para escribir su fantástico cuento.



Homenaje a 'Alice in Wonderland', de Lewis Carroll

Emprendemos rumbo hacia el sur por la A470 y nos sumergimos en pleno Parque de Snowdonia. Realizamos nuestra primera parada en la turística localidad de montaña de Betws y Coed. Esta pequeña villa es muy popular en la región, ya que se encuentra en el mismísimo corazón del Parque. Aunque está repleta de turistas, os recomiendo una visita a la zona. El pueblo tiene una característica iglesia, St. Mary's Chuch, que bien merece una instantánea, así como una antigua estacion de ferrocarril del s. XIX, que cobija un restaurante dentro de un tren que data de la misma época. El entorno bucólico que flanquea la villa es excepcional: valles, rios, montañas, cascadas.... a tan solo cinco minutos del pueblo, esperan las 'Swallow Falls', unas cascadas que rugen con fuerza entre montañas de gran belleza. Nos quedamos bastante perplejos al comprobar que es necesario abonar un 'pound' para poder activar la puerta giratoria que da acceso al camino que nos conduce a la cascada.



'St. Mary's Church', Betws y Coed'

'Swallow Falls', Betws y Coed

Son las 13h. y tan solo quedan cuatro horas para que anochezca. Debemos ponernos de nuevo en camino. Tras conducir durante una hora por carreteras secundarias llegamos a Harlech, donde descubriremos otro de los eternos castillos de Edward I, construido entre 1283 y 1290. En esta ocasión, tengo ante mi una fortaleza concéntrica estrategicamente ubicada sobre un promontorio que desafia al salvaje mar de Irlanda.... La subida a una de sus elevadas torres nos recompensa con una panorámica inolvidable... si el día esta claro, se puede observar la península de Llyn.



Castillo de Harlech, s.XIII

Bordeando la línea de la costa, seguimos en ruta por carreteras que dibujan caprichosos bucles sobre acantilados de vértigo. Lo mejor del recorrido son sin duda las vistas y los frondosos valles que acuden a nuestro encuentro.
La última media hora de luz solar nos permite descubrir la localidad costera de Barmouth: una sorpresa en el camino. Una villa turística que en verano debe ser algo similar a nuestra 'Tarifa'. Asi lo atestiguan la infinidad de barcas que descansan en la arena, su extensa playa o los bares y restaurantes cerrados que esperan la llegada del buen tiempo. Lo mejor: su larguísimo puente de hierro forjado construido para el paso del ferrocarril que recuerda al puente de  de Santa  Fe de Mondujar, Almeria, de Eiffel.
Son las 19h. y tras cinco horas de viaje, llegamos a nuestro destino final: Aberaeron. Estamos bastante cansados.... el día ha sido muy largo. Mañana descubriremos esta hermosa villa pesquera con sus casitas de colores de estilo georgiano enfiladas sobre el puerto. 

martes, 24 de enero de 2012

Segundo dia: CAERNAFON Y PARQUE NACIONAL DE SNOWDONIA

El segundo dia en Nortwest Wales amanece mas nublado que ayer y con temperaturas más bajas. Tras una noche para olvidar (nunca debí ingerir con tanta pasión comida inglesa de dudosa calidad), ponemos rumbo a Caernafon, a unos 40 km. de Conwy. Una vez más tomamos la A55 hasta Bangor y allí nos desviamos por la A487 hasta nuestro destino.
Caernafon es una ciudad amurallada con otro castillo de impresión. Igual que el de Conwy, fue mandado construir por el rey Edward I y su estado de conservación es inmejorable. Se trata de una de las fortalezas medievales mejor preservadas de Gran Bretaña y ha sido testigo de la coronación de diversos Príncipes de Gales; el último, el Príncipe Charles de Inglaterra, en 1969.
Resulta muy agradable recorrer las empedradas calles de la ciudad repletas de coquetos colmados y cafeterías. El Ayuntamiento, de 1863, así como las murallas son otros de los atractivos del lugar.


Interior del Castillo de Caernafon

Parque Natural de Snowdonia
Una carretera comarcal (A4085) une la corta distancia entre Caernafon y Llanberis,  puerta de entrada al Parque Natural de Snowdonia. En esta localidad de montaña es posible realizar curiosas visitas como la que nos lleva a 'Electric Mountain', punto de partida de tours que nos permiten merodear por el interior de la montaña de Elidir (sede de la Dinowing Power Station's), o el 'National Slates Museum', que muestra la historia de la industria de la pizarra del Norte de Gales. Pero lo más apasionante es sin duda tomar el ferrocarril que recorre los valles y montañas del Parque hasta su pico mas alto: el Snowdon. Desafortunadamente, nosotros nos lo hemos perdido porque en invierno esta atracción permance cerrada. En su defecto, hemos optado por adentrarnos con el coche por las carreteras que serpentean sigilosas entre las señoriales y sempiternas cumbres de Snowdon. A pesar del tremendo frío, hemos hecho acopio de grandes dosis de valor para dejar el coche en uno de los aparcamientos señalizados y realizar la mitad de una ruta de montaña: Miners Track, de 723 metros de altitud y una distancia total de 8 millas. Lo mejor: las vistas de las cumbres nevadas del Snowdon y las praderas forradas de amarillos y verdes que alternan su supremacia para crear postales de atractivos colores. El momento mas esperado: las infusiones y las respectivas tartas que hemos degustado tras el descenso: de alguna manera había que entrar en calor...

En el centro, el Snowdon, la cumbre mas elevada del Parque

Nuestra aventura galesa ha finalizado hoy en el maravilloso pueblo de Beddgelert's, corazón del sur de Snowdonia. La singularidad de esta localidad es el bucólico paisaje que la flanquea. De nuevo, el Snowdon, pico más alto de Gran Bretaña, domina el skyline. Callejear por sus calles permite descubrir graciosos rincones tan diminutos y cuidados que parecen sacados de una villa de cuento. Ponemos el broche de oro de nuestro recorrido en'Gelert's Gravee': la tumba del fiel perro de caza del principe medieval de Gales LLewellyn el Grande.




Nuestra experiencia viajera por el País de Gales nos llevará mañana a la localidad costera de Llandudno y después empezaremos a descendar hacia el sur del país por la carretera que garabatea la abrupta costa galesa.

domingo, 22 de enero de 2012

Primer dia en Gales: Conwy y la isla de Anglesey

Esta mañana me he despertado en el delicioso 'The Quay Hotel and Spa', emplazado en la hermosa marina de Conwy: Deganwy. El intenso viento que durante la noche ha sobresaltado mis sueños, continuaba rugiendo feroz.... Tras un nutrido y completo desayuno en el buffet del hotel, el fotógrafo y yo nos hemos dirigido hacia la cercana Conwy, a dos minutos en coche desde el hotel. Aunque su majestuosidad e impertérrito estado de conservación permite contemplarlo desde cualquier punto de la bahía, desde cerca, el Castillo de Conwy es todavía mas espectacular. Y es que resulta increíble creer que una obra de tales dimensiones construida hace ocho siglos se mantenga en pie y no haya perdido un ápice de su encanto. Recorriendo su interior es fácil imaginar como vivían y se desenvolvían los ilustres personajes que lo habitaron. Construido por Edward I entre 1283 y 1287, constituye la fortificación medieval mejor conservada de toda Gran Bretaña. Subir a alguna de sus altísimas ocho torres es una experiencia inigualable: la panorámica sobre la fortaleza y la bahía de Conwy es inolvidable.
Acceso al Castillo de Cornwy

Aunque nos ha costado mucho encontrar la entrada del castillo, ha sido una de las visitas mas interesantes del día. Para un viajero que llega por primera vez a la ciudad, resulta bastante complicado dar con el edificio donde se venden las entradas: dista 500 metros del punto de acceso a la fortaleza.
Tras esta enriquecedora visita, hemos descendido hasta la dársena del puerto pesquero para contemplar la casa más pequeña del Reino Unido. Aunque durante los meses de invierno permanece cerrada, resulta muy curioso verla de cerca debido a su diminuto tamaño. Nuestro recorrido por Conwy ha finalizado con una visita a la casa más antigua de la ciudad: 'Aberconwy House'. Edificada en 1289, conserva mobiliario y objetos de todos los moradores que la han poblado durante estos ocho siglos. El señor encargado de su conservación y de las visitas es un ser encantador que con gusto responderá a todas vuestras preguntas.

'The smallest house in Great Britain'


Salto a la isla de Anglesey/ Ynys Mon

A primera hora de la tarde hemos retomado nuestro Opel y, acongojados por el peligroso hábito de conducción por la izquierda, nos hemos dirigido hasta la isla de Anglesey, el extremo más noroccidental de Gales. Desde Cornwy hay que tomar la autopista A55: se encuentra a una distancia aproximada de 30 km. El acceso a la isla se realiza a traves del puente Britania Bridge o del Menai Bridge, este último construido en 1826 con motivo de la llegada del ferrocarril a la isla. Nuestra primera visita ha sido la ciudad con el nombre mas impronunciable y largo del mundo: LLanfairpwllgwyngyllgogerychwryndrobwlllantysiliogogogoch, que significa: "The Church of Mary in the Hollow of the white hazel near the fierce whirlpool and the church of Tysilo by the red cave". De hecho, lo más interesante de esta villa es su nombre, ya que se trata de una pequeña localidad sin mucho atractivo. Siguiendo la carretera que atraviesa el pueblo, se llega a un mirador desde donde se contempla una hermosa panorámica de ambos puentes y de las montañas de Snowdonia, coronada por el Snowdon, el pico más alto de Gran Bretaña con sus 1.085 metros de altitud.
Nuestra corta estancia en este pueblo nos ha regalado una de las experiencias más autenticas y a la vez freakies del dia: el almuerzo en una cafetería típicamente inglesa: 'Caffi Glan Menai'. Aunque la comida no era de mucha calidad y respondía a los tipicos canones gastronómicos anglosajones, la sensación ha sido irrepetible: un verdadero encuentro con las raíces y las costumbres inglesas más profundas.

Puesta de sol en 'Breakwater Country Park'



Nuestro recorrido ha finalizado cerca de la localidad pesquera de Holyhead, en el extremo mas occidental de la isla. Desde allí hemos tomado una carretera secundaria hasta 'Breakwater Country Park', para contemplar uno de los paisajes más rabiosamente salvajes y bellos del litoral gales. El final del dia nos ha regalado una puesta de sol de ensueño en uno de los entornos mas mágicos y fascinantes de la isla. Son las 17h. en Holyhead Bay. Anochece y con las pilas recargadas de energía positiva regresamos al hotel.



Mañana os seguire contando nuestra aventura en Pais de Gales. Recorreremos el famoso Parque Natural de Snowdonia para descubrir sus montañas, sus lagos, sus playas y sus paisajes de ensueño.